“La noche en blanco”

¿Cuántas veces os habrá pasado que os metéis en cama y nos sois capaces de dormir? Dais vueltas y más vueltas, y no hay manera. En ese momento no tienes ningún pensamiento en la cabeza que te preocupe, pero de repente, son muchos los pensamientos que se agolpan y te paralizan, convirtiéndose en preocupación cuando en el momento de meterte en la cama no lo eran.

No entiendes por qué parece como si ese fuera el momento de mayor lucidez que has tenido en todo el día, cuando tu único deseo es dormir. Los pensamientos fluyen a toda velocidad, y tu cabeza salta de una temática a otra sin poder controlarlos. Te da tiempo a repasar mentalmente casi lo que has hecho en una vida; a buscar explicación a muchos de los sucesos de tu día a día; a reflexionar sobre por qué eres de una manera o actúas de otra… Y tú solo miras el reloj, y cuentas las horas que te quedan de sueño. Empieza una cuenta atrás que te desespera todavía más, y añade una preocupación a ese revoltijo que hay en tu cabeza. “¿Y si no logro quedarme dormida?, ¡Mañana no rendiré en el trabajo!, ¡Me quedaré dormida para ir a trabajar!…” E incluso esa idea de poder quedarte dormida para acudir a tu puesto de trabajo, no vale más que para ponerte más nerviosa, e impedir nuevamente tu descanso.

En ese momento, enciendes la luz, con resignación… Coges un libro, lees un rato esperando caer rendida sobre las páginas de tu libro de cabecera, libro que además lleva meses en tu mesilla de noche. Y no sabes por qué, curiosamente esa noche hasta lo encuentras interesante. Te enganchas, y te tiras un montón de tiempo leyendo.

Apagas de nuevo la luz. Y pronto vuelven a aparecer todos los pensamientos que inundan tu cabeza. Decides, encender de nuevo. Esa noche te has llevado el portátil para la habitación, decides encenderlo y sacar provecho a tu desvele, y te pones a escribir un artículo para ver si plasmando, al menos, parte de los pensamientos que se agolpan en tu cabeza, consigues conciliar el sueño.

Quedan 5 horas. Vuelves a apagar la luz.

¿Quien soy?

Bienvenidxs a todxs,

Voy a intentar presentarme.

Iba a empezar por mi nombre, pero creo que eso aquí no importa.

Os podría decir a qué me dedico, pero eso tampoco es del todo relevante.

Solo puedo decir que soy una persona, una persona preocupada por lo que pasa en su entorno, y con ganas de compartir con el mundo algunos de mis pensamientos / sentimientos.

Algunos serán más trascendentales, otros simplemente experiencias de vida o del día a día.

Esto simplemente lo hago, porque creo que tengo muchas cosas que compartir, y sobre todo tengo ganas de hacerlo.

Estamos en una situación social de cambio, espero que una época histórica donde tengan lugar nuevos procesos que puedan dejar a lxs que nos siguen un mundo un poco mejor. El pensamiento individual y colectivo está cambiando, poco a poco, MUY poco a poco, pero cada cambio en el día a día puede acabar por tener una gran repercusión. Al menos yo lo veo así, y creo que debemos de convencernos de ello. Dejar de resignarnos, y ¡expresarnos!

En parte de aquí viene el título de este blog. Estoy atravesando una fase de renovación interior, de evolución del pensamiento, de “Re-Evolución desde mi habitación”. Así que a partir de ahora, aquí me encontrareis siempre que queráis, intentando poner mi granito de arena compartiendo mis reflexiones y experiencias. ¡Hasta pronto!