Aprende a ahorrar energía

Como continuación a un artículo de hace un par de meses, he encontrado más remedios para favorecer el ahorro energético en el hogar. Consejos más sencillos y alcanzables para cualquiera en su hogar, y he querido compartirlos con vosotrxs.

¡Debemos empezar por un cambio en nuestros hábitos diarios, y si tenemos interés en mejorarlos, estar atentos a los pequeños detalles!

¿Sabeis que la forma más rápida y barata de frenar el cambio climático es usando menos energía en el hogar? Aquí van algunos consejos para que puedas empezar a ponerlos en práctica.

Con la calefacción

  • En invierno, regula el termostato a una temperatura media de 20 -21º C (es la temperatura recomendada y saludable).
  • Purga los radiadores cada año para que el calor se transmita bien.
  • El calor humano (siempre que sea posible) es una buena opción! Nos hace estar más cariñosos, más felices y es la forma más natural de entrar en calor 😉

Con los electrodomésticos

  • Frigorífico: Procura que las gomas de las puertas estén en buenas condiciones y evita la formación de escarcha en el congelador.
  • Lavadora y lavavajillas:  Lavar en frío o a baja temperatura para consumir menos electricidad.
  • Con la plancha: No planches hasta que tengas una buena cantidad de ropa acumulada. Te ahorrarás tener que precalentar la plancha en muchas ocasiones.

Con la iluminación

  • Aprovecha la luz del día todo lo que puedas y recuerda apagar siempre las luces al salir de las habitaciones.
  • Sustituye las bombillas normales por las de bajo consumo. El precio es mayor pero amortizarás la inversión, pues consumen un 80% menos y duran 8 veces más.

Con los “vampiros” eléctricos

Son aparatos eléctricos que, aunque apagados, siguen consumiendo energía: televisores, consolas, ordenadores, radios, cepillos de dientes recargables… cuya posición “stand by” no significa que no sigan consumiendo energía. ¿Qué debes hacer? Pues intentar tenerlos conectados a una regleta que puedas desenchufar cuando no los estés usando.

Con el agua

  • Lávate los dientes con el grifo cerrado. Mientras cepillas, no es necesario que el agua siga corriendo.
  • Si tienes lavavajilas, ponlo cuando está lleno, al igual que la lavadora.
  • Si es posible, compra dosificadores de agua para poner en los grifos. Reducen el caudal de agua siendo igualmente operativa para lo que tengas que hacer, pero logrando que el desperdicio de litros sea mucho menor.
Con estos fáciles y sencillos consejos, entre todxs iremos haciendo lo poco que está en nuestras manos contra el cambio climático, además de favorecer nuestra economía familiar. El resto está en manos de “los poderosos”… ¡Pero que al menos no puedan decir que lo que está pasando es porque las personas “de la calle” no colaboramos!

Fuente: http://www.proximaati.com/article/hogar/ahorrar-en-casa/ahorra-energia.aspx

Anuncios