Brutalidad policial II

Hace unos meses escribí un artículo llamado “Brutalidad policial” (http://wp.me/p1FiIt-1y). La motivación para escribir ese artículo fueron las desproporcionadas cargas policiales que tuvieron lugar a consecuencia de las manifestaciones de personas laicas por la visita del Papa.

Pues bien, hoy lloro de nuevo al ver cómo las salvajes agresiones se producen contra menores que simplemente luchan por sus derechos, por la búsqueda de una mejora, por no ver día a día como se convierten en unos olvidados de este gobierno.

http://www.youtube.com/watch?v=pFC84E7V0Bo&feature=related

¡Cómo se puede consentir! Lo jóvenes son y siempre serán el futuro. ¿Cómo se puede reaccionar de esta manera animal ante la simple reivindicación de derechos tan básicos como el derecho a la educación, a unos servicios mínimos?

La verdad es cada día estamos peor, no sé a donde vamos a llegar, y no sé cuál es la mejor manera para cambiar esta situación. Lo único que está claro es que ¡esto no se puede consentir! y no se puede consentir que nos manipulen desde los medios de comunicación dándole importancia a temas tan superficiales como la boda de una “niña rica” con la que está cayendo!

Fomentemos desde la juventud una mente crítica, un interés por contrastar informaciones y por leer las cosas que pasan desde el punto de vista de gente diferente, medios diferentes y la preocupación por tener un conocimiento más fiable de la realidad, y dándole importancia a las cosas que verdaderamente la tienen.

(Actualización: 16:45. Por si alguien no tiene clara la manipulación y la injusticia que está aconteciendo, aquí dejo las declaraciones de un médico de urgencias en “Hablar por hablar”: http://www.goear.com/listen/2060f11/corte-hablar-por-hablar-dice-que-policia-roba-partes-a-ciudadanos-un-medico-internista-de-urgencias-en-vlc)

Anuncios

Creer en las personas

Hay momentos en la vida en que dudas sobre si el ser humano es bueno o malo por naturaleza. Ves comportamientos a tu alrededor que siempre te llevan a pensar que somos malxs por naturaleza, que tenemos comportamientos totalmente egocentristas y nada nos importa más que nuestro propio ser.

 Pues bien, después de esta intensa semana trabajando con muchas personas diferentes, he recuperado la confianza en la naturaleza humana. He podido ver como ante una situación real de emergencia, la unión de las personas y la generosidad de cada uno se engrandece por momentos. He podido comprobar como en esos momentos muchas personas se pueden llegar a olvidar de su propio ser, sólo por estar al servicio de otrxs. Y he podido también comprobar cómo en ocasiones, el trabajo en equipo, con ganas, con fuerza, con la misma motivación porque las cosas salgan bien, puede ser verdaderamente sencillo.

 He tenido la suerte de trabajar con personas de procedencias muy diferentes, con profesionales de ámbitos que nada tienen que ver unos con otros, con gente con vidas totalmente distintas… Pero llegada la situación de emergencia, la necesidad de atención, hemos podido ser todxs unx, trabajar coordinadxs y con grandes esfuerzos conseguir proporcionar la ayuda que tanto necesitaban esas personas en esos momentos de crisis y derrumbe.

 Gracias a todxs los que habeis estado conmigo en estos días, por vuestra ayuda, por vuestro apoyo y por tantas cosas que me habéis enseñado, tanto desde el punto de vista profesional como desde un punto de vista humano. Gracias por hacer que una situación tan dura, fuera mucho más sencilla y llevadera. ¡Gracias a todxs por todo!

 Ahora solo espero que para que se produzca esta unión de las personas, no sea necesario que pase una catástrofe como la que ha tenido lugar esta semana, sino que en el día a día podamos estar unidxs y luchar por tantas cosas que tenemos que cambiar.