Fruterías: Mi nuevo intento de consumo responsable

 

Hoy estoy enfadada! Dentro de mi proyecto de cambio de mis hábitos de consumo a un consumo más consciente y responsable, tal como vengo comentando, está dejar de consumir en grandes superficies o al menos reducir mi consumo en ellas.

 

Bien, pues hoy me dirigí a una de las fruterías de mi barrio (después descubrí que es una pequeña franquicia de mi ciudad) y pedí patata gallega, y resulta que no tienen! ¿Cómo puede ser que una empresa que en su web “te garantiza que tiene alimentos que potencian a las pequeñas y medianas empresas gallegas de calidad” no tiene patata gallega?. Me puse a rebuscar entre las frutas que tenían, y observo que tienen naranjas venidas de Argentina, Manzanas de Chile… ¿Qué pasa? ¿No tenemos productos de calidad en el país? ¿Hay que traerlos de fuera con la huella ecológica que eso supone?

 

Pues bien, creo que no volveré a comprar allí. Por suerte, al salir de esa frutería me encontré en la otra esquina un almacén de fruta con el típico señoriño de la zona, con una atención personalizada, tradicional y con productos de mi tierra… ¡Y conseguí comprar mis patatas en una pequeña tienda y a muy buen precio encima! Hoy ese señor ha ganado una clienta! Me conquistó con su trato casero y cercano. Dicho queda.

¿Huelga de consumo sí, o huelga de consumo no?


Hoy mi reflexión va sobre una “huelga de consumo” que se está preparando para la 1ª semana de Septiembre como medida de rechazo a la subida del IVA. Y claro, ves el evento, y dice sí venga, me apunto! Porque todxs creemos que algo hay que hacer para protestar y no sabemos muy bien por donde tirar… Luego te pones a reflexionar, a leer sobre el tema, a pensar quien sale ganando y quien pierde con esta medida…

Pues bien, mi humilde opinión. Creo que hay que hacer huelga de consumo sí, huelga de consumo eléctrico, de combustibles, de consumo en grandes superficies… pero creo que hay que mantener el poco consumo que realicemos en el pequeño comercio, en las tiendas de nuestro barrio, en esos pequeños negocios que mantienen el poco trabajo que da comer a tus vecinxs. Realmente, creo que la “huelga de consumo”, vista de esta manera habría que convertirla en un cambio de pensamiento, y no hacerlo una semana, sino mantenerlo mientras podamos.

Creo que lxs consumidorxs tenemos mucho que decir, tenemos más poder del que nos pensamos, y creo que a través de nuestro consumo es una de las pocas maneras que tenemos de luchar contra las grandes fortunas! Necesitamos empoderarnos, creernos nuestra propia lucha y creer en nuestra fuerza, si todxs vamos a por lo mismo.

Estoy cansada de ver como día tras día cierran tiendas en mi barrio, y florece un negocio regentado por chinos o un centro comercial. Y todavía no nos damos cuenta que el control está en nuestras manos, nos dejamos llevar por la sociedad de consumo, la sociedad de “para qué voy a tener uno bueno, si puedo tener por lo mismo 20 malos…” Pero… quien se para a pensar, ¿realmente necesito esos 20? Pues eso, eso mismo es lo que tenemos que cambiar. Es un cambio de mentalidad a veces costoso, ya que llevamos mucho tiempo rodeados de esta sociedad así montada… Pero es un cambio necesario!

¡Así que consumamos lo que necesitemos, y miremos dónde lo consumimos y con qué finalidad!

¿Opiniones? ¿Algo que aportar sobre las huelgas de consumo?