El Retorno

 

Aquí estoy, de vuelta de vacaciones. Delante del ordenador pensando en qué escribir, de qué hablar, qué contaros. Tengo esto muy abandonado y la falta de costumbre, los cambios en las rutinas y la pereza, hacen que la inspiración se aleje… Pero vamos a ver de qué manera hacemos que vuelva.   

Se acercan unos meses de mucha actividad social, hay elecciones próximas y la continuación del 15M está por llegar. La gente retorna a sus casas después de las vacaciones y poco a poco vuelve a cambiar el chip para retomar la lucha. En unos días tenemos la convocatoria mundial del 15 de Octubre, donde espero que sean muchas las personas que vuelvan a las calles para demostrar que el movimiento no está muerto y nos quedan muchas cosas que decir y muchas cosas por hacer. Espero que el seguimiento a esta jornada sea multitudinario, pues mirando el panorama, creo que cada día que pasa hay más gente indignada.

 Ahora se ha unido y con toda la razón dados los últimos acontecimientos, el colectivo de profesorxs de la Enseñanza Pública, un sector ampliamente afectado por los recortes… El sector sanitario también se ve gravemente amenazado, y por supuesto, y como siempre los recortes en servicios sociales son inminentes. Así que con esto creo que se ven cubiertas 3 de las áreas más importantes de la sociedad: Sanidad, Educación y Servicios Sociales. Y entonces, ¿Qué nos queda? ¿Qué le dejaremos a nuestrxs hijxs si seguimos así? Pues que por lo menos no se nos caiga la cara de vergüenza cuando les tengamos que explicar que el mundo es así porque nosotrxs nos quedamos de brazos cruzados y no hicimos nada por intentar cambiarlo.

 ¡El 15 de Octubre TODXS a las calles!

Anuncios

El 15M debe resurgir

Hoy es una noche triste para mí y para muchos. Quiero solidarizarme con todos aquellos que luchan en primera línea de “fuego”, que dan la cara, que alzan sus manos en busca de la libertad y se muestran pacíficos a pesar de no hacer más que recibir palos.

Esta noche todos somos uno! Las imágenes que podemos ver por todas las redes sociales de las últimas cargas policiales contra los indignados del 15M duelen, duelen casi más que las brechas sangrantes de sus cabezas, que los hematomas que tienen por su cuerpo… estoy segura de que lo que más les duele a estas personas no son sus heridas, sino la desilusión de luchar contra un sistema corrupto, contra un sinsentido, de recibir golpes de personas que actúan como máquinas a las que adiestran para anular su parte humana y racional para que ni sientan ni padezcan cada una de las veces que alzan sus porras para golpear a quien tienen delante, sea de la condición que sea.

En las imágenes recientes se puede ver una vez más como los manifestantes no son “4 perrosflauta”, sino que hay gente unida de todas las clases, edades y colores. Unidos por la misma lucha, y separados y acorralados por 20 enmascarados,disfrazados y ocultos bajo un comportamiento violento en respuesta al movimiento más pacífico y, multitudinario de los que he vivido en mis 30 años.

Creo que los que nos gobiernan y los que nos gobernaran tienen miedo. Ven una sociedad que no va a parar con su lucha, que no se va a conformar y que pide reformas. Reformas que cuenten con el Pueblo, y no solo sirvan para engordar sus bolsillos. Pero como esas “grandes mentes pensantes” no saben por donde salir de esta situación en la que nos han metido, reaccionan como cualquier animalito acorralado, es decir de manera irracional y violenta. Lo peor es que ni tan si quiera dan la cara, simplemente envían a sus agentes alienados y adoctrinados para dar palos, sin contemplar las pérdidas que están provocando y el desproporcionado despliegue de medios para controlar a “4 gatos según algunos”. Hoy leí en algún lado: “Hoy los grises van de azul”, y no le falta razón a tal afirmación, y ¿a esto le llaman democracia?

Pues dejemos claro, que ni aun así podrán con un pueblo unido, con ganas de luchar y de cambiar las cosas. ¡Pensemos individualmente, actuemos globalmente!

¡Con pequeños gestos, conseguiremos grandes cambios!