Marea Re-evolucionaria

¡Profundamente orgullosa de mi ciudad! Pocas son las veces que he podido decir esto… pero en los últimos días se ha demostrado que somos una ciudad diferente, una ciudad sin miedo al cambio, inconformista y con ganas de mejorar, de evolucionar, de ¡Re-evolucionar!

Felicidades a todos y todas, sin más. No voy a felicitar a ningún partido político, pues la Marea somos todxs. Pero por si alguien aun no lo tiene claro, ahora toca trabajar, ahora toca pensar y toca actuar… Esto no va de liderazgos, de caras visibles (aunque obviamente tienen que existir). Esto va de una evolución como sociedad, de un trabajo personal y de un reconocimiento y un trabajo por el bien común.

Pero hay energía, se respira en el aire… La gente tiene ilusión y ganas de pelear por mejorar. Serán unos años difíciles, en los que habrá que ceder en ocasiones y negociar, negociar mucho… pero si nos mantenemos unidxs y dejamos los egos a un lado, TODO ES POSIBLE.

Y para los y las que todavía tienen miedo… Ahí va una canción! Hoy esta canción me está dando toda su energía afrontando el cambio en muchos sentidos.

Anuncios

Miedo al cambio II

Si no tuvieras miedo, qué haríasCuando tomas una decisión nunca sabes cual va a ser su repercusión. Nunca sabes si todo de repente te va a explotar en la cara y va a provocar un inmenso dolor, aunque tenías alguna sospecha. Dolor para ti y dolor para tu entorno… Pero si aún así tienes claro que ese cambio es necesario, empieza la lucha, TU LUCHA. Tu pelea diaria por tirar para delante. Nadie ha dicho que tener clara una decisión hace que esta se vuelva más fácil y deje de doler. Cuando tus decisiones afectan a otras personas, son acordadas, pero dolorosas para todas las partes, el dolor se ve incrementado, duplicado, incluso triplicado… porque en ese momento ya no solo sufres por ti, sino por el sufrimiento del resto de las partes implicadas. Y lloras, lloras un montón; sientes, más de lo normal… No necesitas pensar todo el día en eso que te preocupa para tener una gran sensación de vacío interno, vacío que poco a poco tendrás que ir llenando. De nuevas experiencias, sentimientos, emociones… Y crecer, evolucionar, y reencontrarte de nuevo con tu felicidad, la cual aunque no lo creas siempre está en tu interior, NUNCA fuera. Tenemos que rebuscar, experimentar, compartir de nuevo. Para revivir, para resurgir… Dejarse llevar sería lo más fácil, pero sabes que no puede ser! Tienes que coger las riendas de tu vida, tirar para delante, seguir tomando decisiones y vivir. Vivir cada día esforzándote por no hundirte y dejarte llevar por la desidia. Una de las pocas cosas que tengo claras en este mundo, es que la vida la construimos cada unx día a día, esforzándonos, luchando ante la adversidad y disfrutando de las pequeñas cosas por difícil que parezca en ocasiones, porque al final, eso es lo único que nos queda. Así que a todos y todas las que me leéis os digo que nunca os rindáis, que peleéis y que ¡bienvenidxs al cambio!

¿Miedo al cambio?

cambio-1024x406

Decisiones, cambios, esperanzas, evolución… La vida.

¿Qué pasa cuando llega un momento en tu vida en que necesitas un cambio? Pues que en tu mano está tomar las decisiones que te lleven a conseguirlo, pero ¿y qué pasa cuando el cambio no depende solo de ti? Pues que ahí la cosa se complica, al menos inicialmente…

¿Alguien sabe cual es el momento de la vida en que dejas de ser una adolescente y te conviertes en una persona adulta? A mis 33 años creo que en muchas ocasiones me sigo sintiendo como una adolescente, con mis miedos, mis inseguridades y mis ganas de vivir sin preocupaciones. ¿Qué es lo que hace que todo sea diferente? Pues que creo que llegados a este punto, por mucho que corra las preocupaciones siempre me alcanzan, y los cambios físicos son innegables. Pero también me he vuelto capaz de tomar perspectiva para ver las cosas desde varios puntos de vista, dedico mucho más tiempo a analizar mi entorno, y tiendo a buscar una mejora y evolución constante del mismo, sin ser yo la única protagonista de mi vida.

¿Qué pasa cuando además de necesitar un cambio, y de no depender la decisión solo de ti, los cambios físicos también juegan un papel importante en tus decisiones? Pues que la cosa se complica aún más. Juegas contrarreloj, los miedos se vuelven a incrementar, tus necesidades y expectativas van cambiando, pero aun así no te ves preparada para tomar una decisión.

¿Qué pasa si a todo esto sumamos el factor económico a la reflexión? La inestabilidad laboral y los bajos salarios están a la orden del día… La sensación de inseguridad continúa aumentando. Ahora mismo estás aterrorizada, se te hace un nudo en la garganta y sientes una piedra en el estómago…

Pero, y ¿qué pasa si a pesar de todas esas dificultades, continúas teniendo claro que necesitas ese cambio, esa evolución en tu vida y crees que todos los sacrificios valdrán la pena? Es entonces cuando empiezas a ver todo de otro color, te sientes fuerte para afrontar cualquier obstáculo, crees que todo es superable y mejorable, crees en la lucha diaria en busca de tus ilusiones… y es entonces cuando te das cuenta de que no tienes que tomar ninguna decisión, porque sin darte cuenta, ¡la decisión está tomada!